Calo

Calo

Idioma caló

El idioma caló, también conocido como zincaló o romaní ibérico, es una lengua o dialecto variante del romaní, donde se encuadra dentro del grupo septentrional, subgrupo ibérico/occidental, utilizada por el pueblo gitano, fundamentalmente en España, que no tiene una distribución territorial fija. Lo habla una población estimada de entre 65 000 y 170 000 personas en España, Francia, Portugal y Brasil; aunque también se habla en muchos otros países. Posee una marcada influencia de las lenguas romances con las que convive, fundamentalmente del castellano y, en mucha menor medida, del euskera, que no es lengua romance. Tiene varios dialectos: caló español, caló catalán , caló occitano (extinto), caló vasco o erromintxela, caló portugués, caló angoleño y caló brasileño.

No se encuentra protegida por España en la Carta Europea de las Lenguas Minoritarias o Regionales porque no la nombran las comunidades autónomas para su protección, ya que España consideró en la firma del tratado como lenguas minoritarias las que las autonomías señalasen en sus Estatutos de Autonomía. En ninguna de las comunidades autónomas se menciona esta lengua no territorial.2​ Tampoco ha sido considerada para su protección ni por Francia ni por Portugal, que no han ratificado la protección de ninguna lengua que no sea la oficial de cada Estado. En todo caso, como el resto del romaní, es una lengua minorizada por los idiomas dominantes.

Origen

Se originó por la sustitución lingüística de la lengua original gitana, el romaní, por las lenguas romances de su entorno, fundamentalmente el castellano. Las lenguas dominantes de su entorno lo han considerado como una jerga de ocultación de la comunidad étnica. Las medidas de protección son escasas y, como ya se ha señalado, no está considerada lengua minoritaria por los Estados donde se habla (en otros Estados sí consideran el romaní lengua minoritaria a proteger). En muchas ocasiones, la marginalidad económica y social del pueblo gitano ha llevado a que se haya producido convivencia de esta lengua con las jergas de los delincuentes.

Influencia en el español

Debido a la convivencia, se han incorporado préstamos del caló al vocabulario español. Algunos ejemplos son:

biruji (‘frío’),

camelar (‘querer, seducir’),

chanelar (‘saber’),

chaval (de chavalé, vocativo de chavó, ‘chico’, originalmente ‘hijo’),

chola (‘cabeza’),

chorar (‘robar’), en Argentina: “choreo” (robo); “choro” (ladrón),

chungo (‘difícil’),

churumbel (‘niño, bebé’),

currelar (‘pegar’),

currar (‘trabajar’), “curro” (trabajo)

duquelas (‘preocupaciones’)

fetén (‘excelente’), en Argentina es parte del idioma Lunfardo porteño,

gachí (de gadjí, ‘mujer’)

gachó (de gadjó, ‘hombre’),

galochi (‘corazón’),

gilí (‘cándido’),

jallipén ‘(comida’),

jiñar (‘defecar’),

lache (‘vergüenza’),

molar (‘gustar’),

parné (‘dinero’),

pinrel (de pinré, ‘pie’),

pirarse (de pira, ‘fuga, huida’),

ojana (de ‘hipocresía’),

najar o najelar (‘ir, irse’),

pitingo (‘presumido’),

sacais (‘ojos’),

tenamxt (‘sabe’)

Véase también: Palabras del español culto y coloquial provenientes del caló Texto de ejemplo

Caló:

Y sasta se hubiese catanado sueti baribustri, baribustri, y abillasen solictos á ó de los fores, os penó por parabola: Manu chaló abri á chibar desqueri simiente: y al chibarle, yeque aricata peró sunparal al drun, y sinaba hollada, y la jamáron as patrias e Charos. Y aver peró opré bar: y pur se ardiñó, se secó presas na terelaba humedad. Y aver peró andré jarres, y as jarres, sos ardiñáron sat siró, la mulabáron. Y aver peró andré pu lachi: y ardiñó, y diñó mibao á ciento por yeque. Penado ocono, se chibó á penar á goles: Coin terela canes de junelar, junele.

Parábola del sembrador, Lucas, 8, 4–8, tal cual publicado por George Borrow en 1838 3​

Versión en español:

Cuando una gran multitud se reunió y personas de cada ciudad fueron donde Jesús, Él les habló con una parábola. «Un campesino salió a sembrar su semilla. Al sembrar algunas cayeron en la carretera; fueron pisoteadas y se las comieron los pájaros del cielo. Otras semillas cayeron encima de la roca, tan pronto como crecieron se secaron porque no tenían humedad. Otras cayeron entre los espinos, y los espinos crecieron con éstas y las sofocaron. Otras cayeron en tierra buena; crecieron y dieron fruto, cien veces más.» Después de decir estas cosas gritó, «¡Aquel que tiene oídos para escuchar, que escuche.

Obtenido de «https://es.wikipedia.org/w/index.php?title=Idioma_caló&oldid=99989644»


Mis sitios nuevos:
Emprendedores
Politica de Privacidad