Consecuencia

Consecuencia

Consecuencias imprevistas

Se denominan consecuencias imprevistas a aquellos resultados no esperados o no anticipados de la acción humana.

El estudio académico de tal situación fue introducido formalmente por el sociólogo norteamericano Robert K. Merton, para quien el término significa resultados que no son imaginados o previstos (limitados) por la intención original del actor social.1​

Esta situación es generalmente descrita como obedeciendo a una Ley de las consecuencias imprevistas, la cual estipularía que cualquier acción humana, especialmente las que envuelven o afectan a grupos humanos extensos, tendrá consecuencias no anticipadas o calculadas.

Usualmente se percibe que tales consecuencias serán - en especial en relación a sistemas socio-económicos - no deseables. Desde este punto de vista se puede percibir la ley como una aplicación a sistemas humanos de la Ley de Murphy: dado un sistema social de suficiente complejidad, toda acción que pueda tener consecuencias negativas las tendrá.

Esta interpretación es comúnmente utilizada para oponerse a cualquier propuesta de modificación a una situación dada especialmente aquellas propuestas que intentan introducir “mejoras” -. Si se implementa A, habrá posibles consecuencias imprevistas que pueden ser negativas, las que incluso podrían empeorar la situación que se busca remediar; “Incluso la regulación bien intencionada muchas veces produce consecuencias imprevistas que convierten pequeños problemas en grandes.”3​

A pesar que lo anterior es obviamente posible, es necesario notar que las consecuencias imprevistas no solo pueden ser negativas. Y que la concepción misma de que sería considerable como un resultado negativo o positivo, está abierto a percepciones tanto sociales como individuales más amplias (consultar por ejemplo Consecuencialismo).

En la sección que sigue algunos ejemplos han sido seleccionados para resaltar la manera, a veces controvertida, con que se puede seleccionar criterios para considerar resultados ya sea negativos o positivos.

Resultados imprevistos y negativos

Por ejemplo, la extensión de sistemas de riego, con la intención de mejorar la calidad de vida de campesinos, puede también tener el resultado de hacer más común enfermedades que dependen del agua para su transmisión (por ejemplo: la esquistosomiasis).

Entre otros ejemplos de este tipo de resultados se pueden citar: la Ley seca en los Estados Unidos, que tuvo entre otras consecuencias el auge de la influencia de grupos del crimen organizado.

Por su parte la introducción de especies exóticas de flora y fauna a hábitats, ha producido numerosos casos de daño al medio ambiente, no sólo a la biodiversidad en general sino además con costos económicos mayores. Por ejemplo, la introducción de conejos en Australia, país en el cual se reproducirán de tal manera que en el presente se lo considera una plaga.

El apoyo por parte de la CIA a grupos armados anticomunistas, que culminaron en el apoyo, financiamiento, y entrenamiento de Al Qaeda, es otro caso claro que también puede citarse.

Se ha alegado que clasificar universidades tiene resultados negativos, debido a que “al concentrarse exclusivamente en la intensidad de la investigación, quedan al margen otras dimensiones, como la enseñanza y el aprendizaje, el compromiso de la comunidad educativa, la misión y la innovación, además del impacto socioeconómico sobre el establecimiento”.

Resultados perversos

Aquellos que son contrarios a la intención original. Por ejemplo, el Efecto Streisand, que resulta en la gran divulgación de alguna noticia que se trata de suprimir. La comercialización entre 1898 y 1910- de heroína como substituto “no adictivo” y “tratamiento para la adición” de la morfina (la heroína es de dos a tres veces más adictiva que la morfina),​ lo que resultó en un aumento tanto del número total de adictos como de los niveles de adicción.

Otros ejemplos de resultados perversos: pagarle a los médicos sólo por tratamientos “necesarios” (por parte de las empresas de seguro) como manera de reducir costen EE. UU. a una disminución de medidas de medicina preventiva, lo que a su vez ha terminado incrementando los costos totales a las empresas.

En América Latina y otros países de ingresos medios y bajos, la introducción de prácticas de privatización en esa área de la salud -que supuestamente llevarían a una “cobertura universal y acceso equitativo a atención de alta calidad” han terminado con situación en la que - a pesar de un gran aumento en los costos y un incremento considerable en los gastos públicos y privados de salud un gran porcentaje de la población aún carece de esa cobertura, y el acceso a la atención médica es cada vez más difícil y, adicionalmente, los indicadores claves de salud y programas de control de enfermedades han desmejorado. ​

Igualmente se ha aducido que los programas de privatización de servicios públicos, introducidos como llevando a eficiencia económica que llevarían a beneficios generales, no sólo no producen tales beneficios ni a los usuarios ni a la comunidad, -por ejemplo, en EEUU servicios públicos mantenidos por empresas privadas son más de un tercio más caros y menos eficientes que los servicios ofrecidos por municipalidades. En el caso de América Latina se encuentra que la introducción del sistema ha llevado a algunas “mejoras” (entendidas como la reducción de la fuerza de trabajo) pero también a un incremento en precios al consumidor. La misma baja expectativa de ventajas significativas al público entre el sistema privado y el municipal se ha encontrado en varios otros países, sino que incrementan las tensiones sociales​

La práctica de evaluar el resultado de escuelas a fin de proveer a padres y apoderados con información objetiva acerca de las mejores con el fin declarado de que ellos puedan seleccionar las que deseen- ha llevado a un resultado en el cual las escuelas tiendan a seleccionar los mejores alumnos. ​

La implementación de programas de reducción de uso de vehículos por horas e incluso días como el Hoy No Circula de la Ciudad de México o el Pico y placa de Bogotá provocan que los ciudadanos compren un segundo y hasta tercer vehículo para poder compensar por el día en que no pueden circular. El segundo o tercer vehículo generalmente es más viejo y más contaminante que el primero. El resultado final es un parque vehicular dilatado y con autos más contaminantes que al inicio.

La práctica de pagar bonos de producción a las altas capas de gerencia de instituciones financieras -especialmente bancos- ha llevado a lo que se ha llamado un sistema de incentivos perversos 16​ Lo mismo en relación a pagos de comisiones sobre préstamos financieros a fin de aumentar el uso de y, por ende, las ganancias sobre- capitales en depósito, lo que ha producido aumento en los índices de préstamos impagos, que en general han incluso amenazado la existencia de empresas financieras.

La introducción de “castigos punitivos” incluso para crímenes “menores” en EEUU -ley de Three strikes con la intención de reducir criminalidad, que ha tenido el resultado de aumentar crímenes serios tales como el asesinato a fin de no dejar testigos.

Obtenido de «https://es.wikipedia.org/w/index.php?title=Consecuencias_imprevistas&oldid=100313377»


Mis sitios nuevos:
Emprendedores
Politica de Privacidad