Caracteres Sexuales Primarios Y Secundarios

Caracteres Sexuales Primarios Y Secundarios

Caracteres sexuales secundarios

La madurez sexual que distinguen entre los dos sexos de una especie, pero no son directamente parte del sistema reproductor, por lo que no incluyen los órganos sexuales, siendo distintos de las características sexuales primarias.

Los caracteres sexuales secundarios permiten distinguir a los diferentes sexos.1 Sus diversas etapas de desarrollo varían según las especies. Estos tienen relación con múltiples aspectos anatómicos, funcionales o biológicos de los órganos genitales internos.

La aparición de estos rasgos es estimulada por la producción hormonal (de andrógenos o estrógenos), que está determinada por el código genético.

En los animales

Algunas características sexuales secundarias conocidas en diversas especies de animales, incluyen las melenas de los leones machos y las largas plumas de los pavos reales machos. Otros ejemplos dramáticos incluyen los colmillos de los narvales machos, probóscides agrandados en los elefantes marinos machos y monos proboscis, la coloración brillante en la cara de los mandriles machos, los cuernos crecidos en muchas cabras y antílopes y los cuernos de diversos mamíferos.

En las aves y los peces los machos de muchas especies tienen patrones de colores más brillantes y llamativos, y la presencia de partes externas sobresalientes. En los anfibios, las crestas dorsales del macho de la salamandra y los parches nupciales de anfibios anuros.

Las diferencias de tamaño entre los sexos de los animales también se consideran características sexuales secundarias. Si bien, en una gran parte de mamíferos, los machos son más grandes y corpulentos que las hembras, esto no siempre es así para todas las especies.

En los seres humanos

En los seres humanos, las características sexuales secundarias más visibles son el agrandamiento de los senos en las mujeres, y el vello facial y el crecimiento de la nuez de Adán en los varones.

Se considera que la adolescencia comienza con la incipiente aparición de estos caracteres sexuales (en la fase puberal), y termina al finalizar el crecimiento. Los cambios que ocurren hacia el establecimiento de las características sexuales secundarias no se establecen en un mismo momento, sino que siguen una secuencia progresiva. 5

Las principales características sexuales secundarias de los humanos incluyen: En el varón

Musculatura más desarrollada, mayor fuerza física y masa muscular.

Incremento de la estatura, varones adultos son más altos que la mujer adulta, en promedio.

Presencia de vello androgénico más grueso y largo en otras partes del cuerpo: brazos, piernas, pectoral, abdominal, axilar, y púbico.

Vello facial, barba y/o bigote.

En promedio, pies, manos y nariz más grandes que en las mujeres.

Tórax y hombros más anchos.

Voz más grave que la de la mujer.

Alargamiento y aumento del grosor del pene.

Índice cintura/cadera menor que la mujer, en promedio.

Cabeza ósea y esqueleto más pesados.

Posible aparición de alopecia androgénica progresiva con la edad.

Comportamiento más agresivo.

En la mujer

Senos desarrollados y pezones más grandes.

En promedio, menor crecimiento de la estatura que en el varón.

Mayor nivel de grasa subcutánea, especialmente en el rostro, glúteos y muslos.

Caderas más anchas.

Desarrollo de vello corporal o androgénico en menor medida que el varón, principalmente en las piernas y axilas.

Vello púbico crecido de forma triangular, en el área genital cubriendo la vulva y el monte de Venus.

Aparición de celulitis.

Voz más aguda que la del varón.

Obtenido de «https://es.wikipedia.org/w/index.php?title=Caracteres_sexuales_secundarios&oldid=98940878»


Mis sitios nuevos:
Emprendedores
Politica de Privacidad