Clasificacion De Sus Letras

Clasificacion De Sus Letras

Clasificación alfabética con extensiones

Los alfabetos que derivan del latín tienen clasificaciones alfabéticas varias:

En el alfabeto alemán, las letras con umlaut (Ä, Ö, Ü) son tratadas generalmente como no acentuadas o se escriben la Ä/ä: AE/ae, la Ö/ö: OE/oe, la Ü/ü: UE/ue; ß se clasifica como ss. Esto hace el orden alfabético: Arg, Ärgerlich, Arm, Assistant, Aßlar, Assoziation. En los directorios de teléfono y otras listas de nombres similares, los umlauts se encuentran en donde las combinaciones de letras “ae”, “oe”, “ue”. Esto hace el orden alfabético: Udet, Übelacker, Uell, Ülle, Ueve, Üxküll, Uffenbach.

En asturiano LL y CH tienen tratamiento de letra, y no está presente la J. Asimismo, existen los diacríticos Ḷḷ (ché vaqueira) y Ḥ (H aspirada). La primera representa variedades dialectales de LL “Ḷḷumi/Llumi” (Lumbre) o “Ḷḷeiti/Lleiti” (Leche) y se pronuncia como “j” en francés y portugués y Ḥ representa un sonido de H aspirada, similar a la H inicial inglesa, para palabras como guaḥe (niño).

En bretón, no hay “c” pero existen las ligaduras “ch” y “c’h”, que son clasificadas entre “b” y “d”. Por ejemplo: « buzhugenn, chug, c’hoar, daeraouenn » (lombriz de tierra, zumo, hermana, lágrima).

En checo y eslovaco, las vocales acentuadas tienen una clasificación secundaria –comparadas a otras letras, son tratadas como la letra base (A-Á, E-É-Ě, I-Í, O-Ó-Ô, U-Ú-Ů, Y-Ý), pero son clasificadas detrás de ésta (por ejemplo, el orden lexicográfíco correcto es baa, baá, báa, bab, báb, bac, bác, bač, báč). Las consonantes acentuadas, tienen clasificación primaria y son situadas inmediatamente después de las consonantes base, con excepción de Ď, Ň y Ť, que tienen un peso secundario. CH se considera una letra separada y va entre H y I. En eslovaco, DZ y DŽ también se consideran letras por separado y se sitúan entre Ď y E (A-Á-Ä-B-C-Č-D-Ď-DZ-DŽ-E-É…).

En croata y esloveno y las lenguas eslavas familiares, los cinco caracteres acentuados y los tres dígrafos, se clasifican tras el original:…, C, Č, Ć, D, DŽ, Đ, E,…, L, LJ, M, N, NJ, O,…, S, Š, T,…, Z, Ž.

En los alfabetos danés y noruego, existen las mismas vocales extras que en sueco (ver abajo), pero en diferente orden y con diferentes glifos (…, X, Y, Z, Æ, Ø, Å). Además, “Aa” se clasifica como una equivalencia de “Å”. El alfabeto danés ha visto, tradicionalmente, la “W” como una variante de “V”, pero hoy día se considera una letra por separado.

En esperanto, tanto las consonantes con acento circunflejo (ĉ, ĝ, ĥ, ĵ, ŝ), como la ŭ (u con breve), se cuentan como letras separadas y se clasifican separadamente en su alfabeto (a, b, c, ĉ, d, e, f, g, ĝ, h, ĥ, i, j, ĵ… s, ŝ, t, u, ŭ, v, z).

En estonio õ, ä, ö y ü se consideran letras separadas y se sitúan detrás de la w. Las letras š, z y ž aparecen sólo en préstamos y nombres propios extranjeros y siguen a la letra s en su alfabeto que, sino, no se diferencia del alfabeto latino.

En feroés también se tienen algunas de las letras danesas, noruegas y suecas, como Æ y Ø. Aparte de eso, el alfabeto feroés usa la letra islandesa eth ð, que sigue a la D. Cinco de las seis vocales (A, I, O, U y Y) pueden tener acentos y se sitúan tras la vocal base. Las consonantes C, Q, X, W y Z no aparecen. Por lo tanto, las cinco primeras letras son A, Á, B, D y Ð, y las últimas cinco V, Y, Ý, Æ, Ø.

En filipino y otras lenguas de Filipinas, la letra Ng se considera una letra por separado. Además, letras derivadas (como Ñ) siguen a la letra base. En filipino también se usan diacríticos, pero no se usan ampliamente, excepto la tilde (~).

El alfabeto finés y sus normas de clasificación alfabética, son iguales a las del sueco, con excepción de las adicionales Š y Ž, que se consideran variantes de S y Z. En el alfabeto francés e inglés, los caracteres con diéresis (ä, ë, ï, ö, ü, ÿ) se tratan normalmente igual que las letras inacentuadas. Si dos palabras difieren sólo por un diacrítico en francés, la que lo tiene es mayor. (De todos modos, el libro de Unicode 3.0 especifica reglas más específicas para la clasificación tradicional de las letras acentuadas francesas).

El galés también tiene reglas complejas: las combinaciones CH, DD, FF, NG, LL, PH, RH y TH se consideran letras simples, y cada una es listada detrás de la primera letra del dígrafo, con la excepción de NG que se lista tras G. De todas maneras, la situación es más complicada ya que estas combinaciones no son siempre letras simples. Un ejemplo del orden es: LAWR, LWCUS, LLONG, LLOM, LLONGYFARCH: la última de éstas palabras es una yuxtaposición de LLON y GYFARCH, y, contrariamente a LLONG, no contiene la letra NG.

Las vocales húngaras tienen acentos, umlauts y doble acentos, mientras que las consonantes se escriben solas o en dígrafos. En la clasificación, las vocales acentuadas siguen a las no acentuadas y los dígrafos siguen a la letra simple original. El orden alfabético húngaro es: A, Á, B, C, CS, D, E, É, F, G, GY, H, I, Í, J, K, L, LY, M, N, NY, O, Ó, Ö, Ő, P, Q, R, S, SZ, T, TY, U, Ú, Ü, Ű, V, W, X, Y, Z, ZS. (Por ejemplo, el orden lexicográfico correcto es baa, baá, bab, bac, bacs,…, baz, bazs, báa, báá, báb, bác, bács).

En islandés se añade Þ, y a D la sigue Ð. Cada vocal (A, E, I, O, U, Y) está seguida por su correspondiente con acento agudo: Á, É, Í, Ó, Ú, Ý. No hay Z, y Þ, Æ, Ö se sitúan tras Ý.

Ambas letras usadas por los escribanos anglosajones que también usaron la letra rúnica wynn (Ƿ) para representar /w/.

thorn (Þ) también es una letra rúnica. Eth (Ð) es la letra D con una barra.

En neerlandés, la combinación IJ (IJ), fue antiguamente situada como Y (o a veces, como una letra separada Y < IJ < Z), pero, actualmente, se clasifica como dos letras (II < IJ < IK). Los directorios de teléfono son excepciones; IJ se sitúa siempre como Y ya que en muchos apellidos se usa Y cuando la ortografía moderna hubiera requerido IJ. Nótese, que las palabras que empiezan con « ij » capitalizan ambas letras, como por ejemplo la ciudad de I Jmuiden? (Velsen) y el río I Jssel?.

En polaco, los caracteres con acento agudo, ogonek o con punto se sitúan tras la letra base: A, Ą, B, C, Ć, D, E, Ę,…, L, Ł, M, N, Ń, O, Ó, P,…, S, Ś, T,…, Z, Ż, Ź. Esto es ya que representan diferentes sonidos, no sólo variaciones de un mismo fonema (en polaco coloquial E y Ę se diferencian sólo de su rasgo de oralidad-nasalidad, aunque tradicionalmente se hubieran diferenciado en más; Ó representa el sonido idéntico a U, vocal que también es usada en la lengua). Todas excepto las que tienen ogonek, pueden perderlo según el caso en el que están. Cuando esto sucede, se añade, generalmente, i detrás de la letra o r delante en el caso de Ż. En estos casos, son tratados como dos letras por separado. También tienen dígrafos como sz o rz que son tratados como dos letras, también.

En rumano, los caracteres especiales derivados del alfabeto latino se sitúan tras los originales: A, Ă, Â,…, I, Î,…, S, Ş, T, Ţ,…, Z.

En el alfabeto sueco, “W” es una variante de “V” y no una letra por separado. De todos modos, se mantiene en nombres como “William”. El alfabeto también tiene tres vocales extra que se sitúan al final (…, X, Y, Z, Å, Ä, Ö).

El abecedario español está hoy formado por las veintisiete letras siguientes: a, b, c, d, e, f, g, h, i, j, k, l, m, n, ñ, o, p, q, r, s, t, u, v, w, x, y, z. Asimismo, se emplean también cinco dígrafos para representar otros tantos fonemas: «ch», «ll», «rr», «gu» y «qu», considerados estos dos últimos como variantes posicionales para los fonemas /g/ y /k/.1 Los dígrafos ch y ll tienen valores fonéticos específicos, por lo que en la Ortografía de la lengua española de 17542 comenzó a considerárseles como letras del alfabeto español y a partir de la publicación de la cuarta edición del Diccionario de la lengua española en 18033 4 se ordenaron separadamente de c y l,5 y fue durante el X Congreso de la Asociación de Academias de la Lengua Española celebrado en Madrid en 1994, y por recomendación de varios organismos, que se acordó reordenar los dígrafos ch y ll en el lugar que el alfabeto latino universal les asigna, aunque todavía seguían formando parte del abecedario.6 Con la publicación de la Ortografía de la lengua española de 2010, ambas dejaron de considerarse letras del abecedario.7

En tártaro y turco, hay 9 letras adicionales. 5 de ellas son vocales, emparejadas con las letras originales como dura-suave: a-ä, o-ö, u-ü, í-i, ı-e. Las cuatro que quedan: ş es la sh inglesa, ç es ch, ñ es ng y ğ es gh.

Obtenido de «https://es.wikipedia.org/w/index.php?title=Alfabeto_latino&oldid=99765530»


Mis sitios nuevos:
Emprendedores
Politica de Privacidad