Declinaciones Latinas

Declinaciones Latinas

Declinación del latín

La declinación del latín es el conjunto de formas en que se declinan los sustantivos, adjetivos, pronombres y determinantes del latín. El conjunto de formas permite diferenciar tres categorías género gramatical, número gramatical y caso gramatical. El género gramatical puede tener tres valores (masculino, femenino y neutro), el número dos (singular y plural) y el caso hasta seis formas (aunque frecuentemente dentro de un paradigma varias de las formas son iguales).

El latín tiene cinco paradigmas o “modelos de declinación”. Cada modelo de declinación se basa en el tema o terminación de la raíz (y en los adjetivos también su género gramatical). Los diferentes casos se expresan mediante un sufijo (o morfema gramatical) añadido a la raíz de la palabra. La flexión de los adjetivos varía según su género gramatical.

El análisis tradicional de los paradigmas distingue seis casos: nominativo, vocativo, acusativo, genitivo, dativo y ablativo (marginalmente existen residuos de caso locativo para algunas pocas palabras).nota 1 Este sistema de casos del latín ha desaparecido por completo de los nombres en la mayoría de lenguas romances, aunque sigue siendo usado en los pronombres personales, también algunas lenguas románicas como el rumano, el francés antiguo y algunas lenguas retorrománicas en sus estadios antiguos poseen caso. Las demás lenguas sólo conservan un sistema de casos hoy en día, mientras que otras, conservan vestigios.

Declinaciones

El latín tiene cinco declinaciones diferentes, que se distinguen principalmente por la terminación de la raíz:

Primera declinación: tema en -a, como por ejemplo rosa (“rosa”)

Segunda declinación: tema en -o, como por ejemplo amicus (“amigo”)

Tercera declinación: tema en consonante o en -i, como por ejemplo praetor (“pretor”) o canis (“perro”)

Cuarta declinación: tema en -u, como por ejemplo senatus (“senado”)

Quinta declinación: tema en -e, como por ejemplo díes (“día”)

Sin embargo, la evolución del latín ha provocado cambios fonéticos en la terminación de algunas palabras, haciendo que el nominativo por sí solo no siempre sirva para determinar a que declinación pertenece una palabra en concreto (por ejemplo, saltus, “salto”). Por este motivo, las palabras latinas se enuncian con el nominativo más el genitivo, y es en esta forma como se encuentran en la gran mayoría de diccionarios. Por ejemplo:

natio, nationis, donde natio es el nominativo y nationis es el genitivo.

 bellum, belli, donde bellum es el nominativo y belli es el genitivo.

Obtenido de «https://es.wikipedia.org/w/index.php?title=Declinación_del_latín&oldid=99145435»


Mis sitios nuevos:
Emprendedores
Politica de Privacidad