Importancia De La Etimologia En Las Ciencias

Importancia De La Etimologia En Las Ciencias

La ciencia etimológica

La etimología comprende no solamente el análisis de las raíces (radicales) de las palabras, sino también de sus elementos constitutivos: desinencia, tema, terminación y radical.

El estudio de la etimología ayuda:

A la comprensión del significado de las palabras;

A la ampliación del vocabulario personal;

A mejorar la ortografía;

A la aplicación correcta de la sinonimia, pues sólo muy pocos sinónimos son 100% equivalentes.

Usando textos antiguos, los etimólogos tratan de saber la cronología y la modalidad de la incorporación, la evolución –hacia el lenguaje actual– y las mutaciones que han acontecido a una palabra. La etimología en castellano y en catalán debe mucho a la obra del filólogo catalán Joan Coromines, del siglo xx.

La valoración de su importancia ha variado según las tendencias del momento. Su época dorada acaeció durante el siglo xix, cuando se emprendieron trascendentes proyectos de estudio etimológico, tales como los que culminaron en la edición de las obras siguientes:

Oxford English Dictionary (OED).

(Primer) Diccionario general etimológico de la lengua española, de Roque Barcia, en 1880.

Ejemplos

El surgimiento y la modificación de la mayoría de las palabras ocurren por uso constante. El lenguaje no es ningún ente estático, sino que evoluciona, se modifica y se retroalimenta. A continuación se aportan dos ejemplos de palabras incorporadas por el uso, luego adoptadas normativamente.

Flipar. En España es muy común la utilización de este verbo, sobre todo entre los jóvenes, con significado de «asombra, porque no se espera o porque parece verse de otra manera, muy diferente, o justo al revés» o, más popularmente, que hace «voltear la mente», puesto que el término flip, en inglés, denota «dar la vuelta» o «voltear algo». Aunque al vocablo, incorporado ya al Diccionario de la Real Academia Española, se le vincula principalmente con los efectos que la droga provoca en la mente humana y, en segundo lugar, a estar o quedar entusiasmado.

    Subasta. En la época de los romanos imperaba un tipo de contrato que consistía en colocar un «asta» o «lanza» en la tierra, que dividía distintos tipos de bienes. Luego un letrado, que podía ser el pretor, se encargaba de escuchar las ofertas de la gente por los bienes ubicados bajo el «asta» (sub asta). De ahí el origen de esta dicción.

Obtenido de «https://es.wikipedia.org/w/index.php?title=Etimología&oldid=99766094»


Mis sitios nuevos:
Emprendedores
Politica de Privacidad